domingo, 19 de noviembre de 2017

AFINIDADES ANTICAPITALISTAS NÚMERO 15


Dos años resistiendo como Grupo de Afinidad no deja de tener cierto interés, queridxs compañerxs.
A pesar de retrasos derivados de nuestra frágil estructura técnica –que esperamos reforzar en 2018- nos engancha el seguir coordinando pensamiento crítico diverso y acción descentralizada en los territorios en que estamos.
Buena lectura y mejores comentarios.
Salud, Amistad y Afinidad…Todo sigue por hacer.

  

UN REPASITO AL PACTO DE ESTADO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO


Puerto García, Soko Antolinez
El 9 de octubre de este año el pleno del congreso aprueba (por fin) las modificaciones del acuerdo de la comisión de igualdad relativo al informe de la subcomisión para un pacto en materia de violencia de género.

Como parece que estas cosas últimamente no existen y han quedado detrás de los tupidos trapos de colores que esconden acontecimientos más importes para los “mass media” nacionales e internacionales de todos los colores, pues en algún sitio habrá que hablarlo.
Todo comienza con que el Congreso insta al Gobierno a:
Promover la suscripción del Pacto de Estado en materia de Violencia de Género, dotarlo presupuestariamente, reforzar las unidades de coordinación que ya existen, poner en marcha juzgados especializados, establecer protocolos de atención para mujeres que retiran la denuncia o que sólo tienen certificados de servicios sociales o sanitarios, activar el plan de sensibilización, atender a la formación en igualdad y prevención, elaborar un plan específico para la atención a los menores víctimas, garantizar la formación especializada a profesionales que tienen que enfrentarse con los casos, incrementarla (la formación) en el caso de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y finalmente ampliar las disposiciones de la Ley de 2004 (LOMPIVG) “para abarcar todas las formas de violencia contra las mujeres”. También, incrementar las actuaciones en materia de sensibilización, luchar contra el tráfico, la trata y contra la prostitución, adoptar el compromiso de no conceder indultos a los que comenten este tipo de delitos y que sea obligatorio que se enteren los cuerpos y fuerzas de seguridad de las denuncias por violencia en caso de que las mujeres (o quien sea) las haya presentado en otro sitio que no sea la comisaria.
Para “articular” el pacto, es decir las 16 propuestas “El Congreso de los Diputadxs acuerda crear una Subcomisión en el seno de la Comisión de Igualdad”
La Subcomisión, que se creará por el procedimiento reglamentario oportuno antes del 31 de diciembre, elaborará, en el plazo máximo de cuatro meses desde su constitución, un informe en el que se identificarán y analizarán los problemas que impiden avanzar en la erradicación de las diferentes formas de violencia de género, y contendrá un conjunto de propuestas de actuación entre las que se incluirán específicamente las principales reformas que deberán acometerse para dar cumplimiento efectivo a ese fin, así como a las recomendaciones de los organismos internacionales, ONU y Convenio de Estambul.
El Informe, una vez aprobado, se remitirá al Gobierno para que, en el plazo máximo de dos meses, lo someta a acuerdo con los representantes de Comunidades Autónomas, ayuntamientos, partidos políticos, administración de justicia y asociaciones sindicales, empresariales y asociaciones civiles.
Las medidas contenidas en el informe que supongan la modificación de textos legales vigentes serán remitidas a las Cortes Generales en un plazo no superior a seis meses para su tramitación. El Pacto incluirá la creación de una Comisión de Seguimiento del mismo que se reunirá siempre que lo requieran las circunstancias y, en todo caso, una vez al año con el fin de evaluar los acuerdos alcanzados, cuyo desarrollo y aplicación será revisado, en todo caso, cada cinco años.» 
Definitivamente el 9 de octubre de 2017 ha sido publicado en el Boletín Oficial de las Cortes Generales.
Las propuestas que se articulan en torno a 10 ejes, son en total 214.   

PRECARIEDAD: "ORGANIZAR LO IMPOSIBLE"

Revista Trasversales número 42, octubre 2017
La vía de empobrecimiento y precariedad en que estamos llama al apo­yo mutuo. Ahí están grupos vecinales por el derecho a la vivienda, contra la exclusión, huertos urbanos, despensas solidarias, centros autogestionados, grupos feministas, plataformas de Afectados por la Hipoteca o por Hepatitis C, o Yo sí Sanidad Universal y muchos otros nacidos antes o después del 15M. Un tejido social importante, aunque inconexo.
La amenaza de los despidos, la situación de muchas empresas y el desconcierto del sindicalismo organizado ante una marejada que no había previsto ni preparado causaron cierta "hibernación" en el ámbito laboral, aunque se han realizado experiencias valiosas en ciertas empresas y han surgido espacios sindicales que, partiendo de poco, han demostrado ser efectivos “desde abajo”, con democracia y dando alcance social a la acción sindical.
La precariedad y la inseguridad urgen al fortalecimiento del apoyo mutuo, con participación de la legión de personas en precario, pero son también máquinas de sufrimiento y desesperación que aíslan, que agotan fuerzas y tiempo, que enferman. Es una precariedad en la que están millones de personas: la población desempleada que sobrevive de prestaciones escasas o "chapuzas"; mayores sin más ingreso que la pensión no contributiva que no da para pagar un alquiler modesto; trabajadores temporales o a tiempo parcial; muchas familias unimarentales; quienes trabajan en sectores muy desregulados, hipermodernos ("economía colaborativa", "economía digital", "capitalismo de plataformas") o tradicionales (hostelería, limpieza), "en negro", como asalariados, como autónomos o trade (autónomos con un solo pagador) o en "emprendimientos" de auto-subempleo. Además, la precariedad es una espada que cuelga sobre el cuello de casi toda la población porque hoy es la norma del sistema, que tiende a anular toda seguridad y a generar condiciones materiales y simbólicas en las que nos sintamos impotentes e incapaces de unirnos.
Por si faltaba poco, empresas depredadoras e influyentes en las administraciones públicas instauran una competencia desleal que obliga a otras menos potentes a seguir el mismo camino o desaparecer. La lógica de la acumulación ininterrumpida de capital es despiadada, más cuando no se la limita políticamente, y destructora de ética social.
En este clima, puede pensarse que es imposible "organizarse desde la precariedad". Pero hay muchas experiencias de organización y encuentro en condiciones extremas de precariedad y dispersión, como las de CNT en el primer tercio del siglo XX organizando jornaleros andaluces o inquilinos pobres catalanes, o la IWW en Estados Unidos en la segunda década de ese siglo organizando a los trabajadores-golondrina agrícolas.
Hoy no existen, con tal capacidad, aquellas CNT o IWW, pero hay síntomas de emergencia de lucha y organización desde la precariedad. Indicios de que algo se mueve. Tal vez sean pequeñas oscilaciones que serán absorbidas o tal vez los primeros brotes de algo importante. Profetizar es estéril, pero regar y dar cuidado a esos brotes será útil.
En el ámbito laboral tradicional se viven luchas parciales defensivas con fuerte repercusión pública: espartan@s de Coca Cola o estibadores de toda España... Y ha saltado la liebre en sectores en los que parecía que la fragmentación y precariedad bloquearían la resistencia. Luchas que han tomado caminos no tradicionales: trabajadores de Eulen en El Prat, repartidores de Deliveroo implicados en una movilización europea o camareras de piso que nos animan a "organizar lo imposible".
Empresas-Plataforma como Deliveroo o Uber rompen las relaciones laborales con la ficción de mediar entre demandantes de servicio y "autónomos" que ponen los "medios de producción" (bicicletas, motos, coches) -minimizando el capital fijo a invertir por esas empresas- y asumen los gastos asociados a ello, sin sueldo fijo y con ingresos que no dan para vivir y mantienen en la precariedad. Deliveroo no despide: te borra; y Uber llama socios a los conductores ocasionales. Otras ocasionan graves problemas sociales, pagando muy pocos impuestos; Airbnb, "mediadora" en alojamientos, favorece los irregulares que crean problemas de inseguridad y convivencia.
Pues bien, esos jóvenes en bicicleta con la caja verde de Deliveroo, en principio sin víncu­los y compitiendo por los encargos, han sido capaces de iniciar un pro­ceso de organización, de hacer asambleas y huelgas, de coordinarse entre diversas ciudades e incluso con ciclomensajeros de Alemania, Francia, Reino Unido, Suecia, ­Po­lonia, Italia y Bélgica, en torno a reivindicaciones como la retribución mínima por hora o el seguro de accidente. Quizá no crean en el sindicalismo, pero hacen nuevo sindicalismo. Lo que empezó en 2016 con huelgas en Inglaterra ha tomado dimensión transnacional.
Las Kellys son camareras de piso y limpian las habitaciones de los hoteles. Se han organizado "desde abajo" en un sector precario e invisibilizado, muy mal retribuido y subvalorado. Los hoteles -con dignas excepciones- se desembarazan laboralmente de ellas me­diante empresas multiservicios que rebajan salarios y categoría profesional. Ellas, sa­liéndose de cauces tradicionales, han logrado un gran impacto social y están ya en va­rias ciudades. Interesantes y reveladores son los vínculos establecidos con trabajadoras de las residencias de Vizcaya, que llevan más de 300 días en huelga.
También hay experiencias de organización y lucha desde la precariedad social en torno al derecho a la vivienda, contra los desahucios sin alternativa habitacional y por una nueva legislación. Ahora están surgiendo sindicatos de inquilinos, al me­nos en Barcelona y Madrid, donde en los últimos 24 meses el alquiler por m2 ha subido un 38% y un 25%. Y hay experiencias de organización de personas desempleadas o sin techo, y de grupos contra la exclusión, con menos visibilidad pero que a veces ponen en un brete a gobernantes acostumbrados a actuar en la sombra y a mentir sin desmentidos ante la atonía de su "oposición". Queda mucho por hacer, con paciencia y persistencia.
Sin embargo, el reto planteado no es sólo la auto-organización social desde la precariedad, que es vital, sino también la construcción popular de un tejido social muy inclusivo. El reto es romper el espinazo al proyecto que quiere abandonar a su suerte a un tercio de la población y neutralizar al resto de las clases populares en la resignación y el miedo, en el marco de una inseguridad generalizada.
Las problemáticas laborales y sociales se entrelazan, porque afectan a casi toda la población, como trabajadores y/o vecinos, figuras hoy indisociables; por ello, la defensa de la libertad y la igualdad tiende a tomar aspecto de sindicalismo social. Necesitamos tejer una alianza social muy amplia, sin esperar a que se tejan alianzas políticas, aunque bienvenidas sean éstas si se dan en un sentido positivo.
Ese sindicalismo social incluyente es decisivo para acumular las fuerzas necesarias que derroten o detengan el plan oligárquico de consolidación de un régimen autoritario y sin compromisos sociales. Un puzzle complejo, con espacios de larga tradición y otros recientes, con puntos de vista y prácticas diferentes, pero eso no es debilidad, sino fuerza.
¿Podrán fortalecerse y expandirse esos espacios? ¿Podrán dar más amplia dimensión a su actividad vinculándola con otras similares? ¿Se podrá vincular la lucha contra la pobreza con la cuestión del empleo y la garantía de ingresos mínimos? ¿Se decidirán las organizaciones sindicales a crear secciones de acción barrial/municipal/social, dando cauces de actuación a sus afiliados sin empleo o con pocas posibilidades de intervención laboral? ¿La gente de los barrios y pueblos se comprometerá en la defensa del tejido productivo, de los empleos y de los servicios públicos de su zona? ¿En qué medida lograremos construir un "vínculo ético" y un compromiso de solidaridad en el sindicalismo social y dotarle de medios de expresión en un lenguaje riguroso pero claro y sencillo, sin "politiqueo"?
Esas preguntas no son adivinanzas, son tareas.

ES EN LA CALLE DONDE PASAN COSAS
COMPAGNIE JOLIE MÔME 


FILMOTECA: testimonio de una violencia de género

MGH (redacción)

En este número 15, queremos manifestar nuestra indignación, solidaridad y apoyo a todas las mujeres que sufren violencia de género y aprovechamos esta sección prara dar a conocer un desgarrador testimonio que a nadie dejará indiferente,  

María Luisa Martín relata su situación como víctima de de D. Y. B. Testimonio sin guión, al desnudo, crudo pero real.

Queremos dejar claro que cada día que pasa tenemos más ganas de seguir gritando: “NO ES NO” y “NOS QUEREMOS VIVAS”




REVUELTA EN EL FRENOPÁTICO: En el filo de la navaja
El Topo Irreverente

Este mes de noviembre nos trae acontecimientos muy interesantes, que van desde aniversarios hasta el quehacer diario y voy a pasar de puntillas por algunos de ellos.
Un año con Trump, al frente de la potencia yanqui, en el cual, este fascista, machista, racista y no se cuantas cosas más, va presumiendo de ser el “amo del mundo”  con el beneplácito de toda la escoria de la extrema derecha mundial.
Sus ideas retrogradas y su visión reaccionaria de cómo manejar el mundo, o de como destruir los pocos beneficios sociales existentes en EE.UU., o de cómo eliminar a l@s emigrantes, o de levantar muros de la vergüenza, o de amenazar a todo aquel que no le ría las gracias, se conjugan con su afán por dar impunidad al capitalismo más salvaje, a los cuales, no les pone ni límites ni restricciones.
Es una lástima que la naturaleza con su sabiduría no se le haya llevado por delante en una de sus visitas a las zonas castigadas por tifones, huracanes o ciclones. Ahora que los recambios no son nada prometedores pues las diferencias entre republicanos y demócratas, son las mismas que, entre la coca cola y la pepsi cola.
Unos hilillos de plastilina, son los crearon hace ahora 15 años (13-11-2.002) el mayor desastre ecológico en la “costa da morte” en Galicia. Esta tragedia fue provocada por el hundimiento del petrolero Prestige, al derramar 77.000 toneladas de fueloil, más conocido como chapapote.
El gobierno del PP con sus responsables a la cabeza (Aznar y Rajoy), intentarón minimizar el desastre, el cual, gracias al estallido de solidaridad de la población, con miles de voluntari@s, se acercaron a la costa gallega, y con su generoso esfuerzo  la limpiaron de chapapote, lo que huzo que la catástrofe fue algo menor. Hoy sigue vigente el NUNCA MAIS.  
Nos queremos vivas, hoy y todos los días. Este 25 de noviembre se celebra el día internacional contra la violencia de género y puede ser un gran día para decir: BASATA YA de ASESINATOS MACHISTAS e ir pensando en aplicarles a estos elementos la castración cerebral.,
Así no, Pablo, esto es lo que un sector de Podem (catalunya) le ha contestado al pequeño stalin de Podemos (lease Pablo Iglesias), pues se ha instalado en el pensamiento único (el suyo) y las discrepancias las soluciona con “purgas, exilios o deportaciones” y eso lo conocen en Catalunya, Galiza, Euzkadi, en el sector anticapitalista o su “gran amigo”  Iñigo Errejón. Esta forma de actuar es posible por la acumulación de poder que ostenta  y el culto a su personalidad que por simpatía, miedo o interés le profesan gran parte de la dirección de Podemos, tanto a nivel estatal como por nacionalidades o regiones. Estas son mis apreciaciones en el terreno organizativo.
Y en el terreno idiólgico los cambios se producen a la velocidad del sonido, sustentando toda la actidad en vía electoral e institucional, apostando por el posibilismo y el españolismo barato, lo que me lleva a decir “que Podemos ha agotado el credito que había puesto en ell@s”.
Adeu a la Revolución burguesa, en Catalunya y a su efímera república de la que ahora, según sus voceros nunca existió, ni se proclamó, ni el goverm estaba preparado para desarrollarla, solo se me ocurre plantear lo que decía mi abuela “Quien con niñ@s se acuesta, cagado se levanta”  .
Una vez que todas las organizaciones políticas y sociales de Catalunya, con mayor a menor agrado van a transigir y participar en el proceso electoral del 21 de diciembre surgido de la aplicación del artículo 155, y a las que no tengo capacidad moral para criticarlas, por residir a más 600 Km y además habiendo estado fuera de todo el fulgor de la batalla, pero lo que si me atrevo a plantear, pues nos debe servir de lección aquí, allá y en maraculla, es que con la burguesia ni a comer butifarra al parque Güell. Salud y República, pero que no sea burguesa.

A GOLPE DE VISTA – IMAGEN REFLEJADA


Charo Revilla 

A través de esta BOLA proyecto mis sueños y fantasías, camino por un OTOÑO espectacular,  los rayos del SOL se reflejan sobre el mar, un ANADE AZULÓN se pasea por el rio, veo un gato que curiosea por la VENTANA, unas GAFAS me muestran la lejanía, un  PUENTE se fusiona con el río, viajo a otra época mirando el ESPEJO, me sumerjo en el  interior del OJO y veo mi SOMBRA fotografiando estas maravillas.
Aquí os muestro 10 imágenes reflejadas.











CON LA MUSICA A OTRA PARTE: Recorriendo el mundo a través de sus canciones (2)

 MHG & Company

Esta es la segunda entrega de músicas del mundo, una selección que no lleva ningún orden, pues tan solo queremos acercar estas formas de hacer  y de vivir la música que de rompen con la moda que establecen las grandes casas discográficas.

Estas cuatro canciones hacen un pequeño recorrido otros tantos países de los que oiremos su voz y su música de formas poco convencionales y a la vez muy sugerentes. La idea es acabar el año (diciembre), con otra entrega de este tipo de música. 

1.- MUMI
2.- ANOUSHKA SHANKAR
3.- FOLI  
4.- EGSCHIGLEN