domingo, 2 de junio de 2019

TODO ES PLÁSTICO, Mariano G. Hernández


TODO ES PLÁSTICO
Mariano G. Hernández

La lucha contra el uso del plástico cada vez se hace más necesaria, pues prácticamente todo lo que nos rodea lo contiene, a pesar de que se recicla, grandes toneladas se siguen tirando en mares, parques, calles y montes, destruyendo fauna, flora. Y la gran ocurrencia de la Unión Europea para reducir la contaminación y el consumo, es que en todos las tiendas, comercios, supermercados, etc, cobren, si pides una bolsa, vamos, que si pagas, se puede seguir contaminando.
Para conocer un poco mejor este peligro, os dejo textos recogidos de las páginas de Greenpeace:
Los plásticos han tomado la Tierra. Su creciente producción y uso amenazan con contaminar cada rincón del planeta, especialmente los mares, destino final de muchos de ellos, donde perjudican seriamente la salud de los ecosistemas acuáticos y la supervivencia de las especies que los pueblan. Los podemos encontrar en la playa, en las rocas, flotando en el agua e incluso en las zonas más profundas. Desde el Ártico hasta la Antártida, en zonas pobladas y en islas deshabitadas. Cada año, los mares y océanos son receptores de hasta 12 millones de toneladas de basura.


La situación mundial es dramática, más aún teniendo en cuenta que la producción de plásticos se acercará en 2020 a los 500 millones de toneladas (un 900% más que en 1980). Estas cantidades, su fácil dispersión y su lento proceso de degradación convierte al plástico en el enemigo número uno de mares y océanos. Su uso es un problema asociado a los modos de consumo, ya que la mayoría se emplean para envases de un solo uso. España es el quinto mayor productor de la UE.
Hasta la actualidad se han fabricado unos 8,3 mil millones de toneladas de plástico desde que su producción empezase sobre 1950, lo que equivale al peso de unos mil millones de elefantes. Tan solo los fabricantes de bebidas producen más de 500 mil millones de botellas de plástico de un solo uso cada año. En Europa, la producción de plástico alcanzó los 60 millones de toneladas en 2016.
China sigue siendo el principal productor de plásticos con un 29% del total en 2016, seguido de Europa (19%) y América del Norte (18%). Dada la elevada producción de plástico de China, en Asia se produce el 50% del plástico del mundo en la actualidad. Dentro de Europa, más de dos tercios de la demanda de plásticos se concentra en cinco países: Alemania (24,5%), Italia (14,2%), Francia (9,6%), España (7,7%) y Reino Unido (7,5%).
Particularmente perjudiciales resultan los microplásticos, fragmentos inferiores a 5 mm que pueden venir de la rotura de trozos grandes o haber sido fabricados directamente así, como es el caso de las microesferas presentes en productos de higiene y limpieza como exfoliantes, pastas de dientes o detergentes. Se calcula que cada bote de 100ml puede contener entre 130.000 y 2,8 millones de estas diminutas bolas de plástico que llegan al mar a través del desagüe, porque su tamaño tan reducido hace que no queden atrapadas por los filtros de las depuradoras. Estudios recientes han observado que los animales marinos están ingiriendo estos microplásticos, lo que está provocando bloqueos gastrointestinales y alteraciones en sus patrones de alimentación y reproducción. Pero no se queda ahí: hay evidencias de que se transfieren a lo largo de la cadena alimentaria y llegan hasta nuestros platos.
Existen muchos tipos de plásticos, aunque el mercado está dominado por cuatro tipos principales:
·         Polietileno (PE): Bolsas de plástico, láminas y películas de plástico, contenedores (incluyendo botellas), microesferas de cosméticos y productos abrasivos.
·         Polyester (PET): Botellas, envases, prendas de ropa, películas de rayos X, etc.
·         Polipropileno (PP): Electrodomésticos, muebles de jardín, componentes de vehículos, etc.
·         Cloruro de polivinilo (PVC): Tuberías y accesorios, válvulas, ventanas, etc.
La mayor parte de los plásticos se emplean en la fabricación de envases, es decir, en productos de un solo uso. En concreto en Europa la demanda de plásticos para envases fue del 39.9% en 2016. Posteriormente serán estos envases los objetos de plástico que encontremos con más frecuencia en el medio ambiente, dañando los ecosistemas marinos.




  




2 comentarios:

  1. El otro dia pensaba en el gran problema que supone el uso de plasticos, y en el poco efecto que tenemos como consumidores. Aunque es cierto que podemos hacer cosas para no usar tanto, la verdad es que hay cosas (como el empaquetado de productos en los supermercados) que no dependen de nosotros.

    Da igual que reciclemos, intentemos comprar coches que contaminen menos, comer comida que venga de nuestro entorno, etc. Es una moto que nos han vendido desde el capitalismo para hacernos creer que tenemos la culpa del calentamiento global.

    A pesar de que esas cosas ayuden, lo que hay que cambiar es el sistema. Deshacernos de la obsolescencia programada y desactivar el consumismo generado por el capitalismo.

    ResponderEliminar